POr MIEDO
a un DELATOR

Por miedo a un delator se divide en dos volúmenes complementarios —EL  ORO  y  EL  MORO— sobre dos siglos distintos,  espejo el uno del otro, para componer una sola obra.

Ambas novelas forman un mosaico de traiciones por Andalucía, Marruecos o el Sáhara Occidental, y nos llevan de aventuras a través de dos épocas, dos Españas, unidas por un mismo enigma.

Dos libros, un misterio.

EL ORO

EL MORO

Un secreto imposible de ocultar.

Un enemigo del que no te podrás esconder.

EL ORO

Agmat, Marruecos. Tras seguir las huellas de al-Mutamid —el último sultán de la Sevilla islámica— y profanar su tumba, la intrépida Blanca Alcántara halla un tesoro oculto durante nueve siglos: la clave que conduce a una poderosa arma.

Intrigada, Blanca asume la misión de proteger el legado del Rey Poeta, y para ello se asociará con Octavio Castelar, un mecenas al que acabará detestando más de lo que pudiera llegar a amar. Ambos se obsesionarán con el secreto de al-Mutamid, y no serán los únicos: tratará de impedir su difusión Furhud, alias el Cachorro, terrorista de un sanguinario grupo yihadista del Sáhara. Atentados, asesinatos, violaciones… Nada les frenará hasta dar con el arma, y su nueva dueña.

¿Qué custodiaba al-Mutamid? ¿Por qué ha despertado el interés de islamistas radicales? Avaricia, venganza o fe: cada cual tendrá su motivo para hacerse con el secreto a contrarreloj, viéndose abocados a encontrarse en un final apoteósico.

«Los atardeceres cárdenos del oriente madrileño empapan a Blanca de un frío desamparo. De camino a casa se cruza con individuos en grupo, en pareja, con sus padres o sus hijos. Y los que deambulan solos, pegados al móvil. La deshumanizada jungla urbana se ríe de ella en su cara. Madrid le es tan egoísta como ella con su entorno; cuando dan, las dos desbordan, y cuando aíslan, chupan la energía de la gente.

Lo notó al cumplir los treinta: la fuente de vitalidad al levantarse por las mañanas ya no surgía de su interior. Necesitaba un catalizador externo. Y con Octavio en su vida, todo se le estremeció. Se dejó llevar por una relación que no era, como tal, relación. Aventurillas de tebeo, cenas caras, sexo de más de diez minutos, regalos inesperados… todo en aras de un presumible futuro juntos, sí. ¡Cómo no iba a subirse al carro!»

«La noticia siguiente le hace incorporarse lentamente en el sofá: un grupo armado, el cual se dirige a cámara en perfecto castellano, amenaza con atentados en suelo español. Son la «C.A.M.A.», la Cabila Árabe del Magreb y al-Ándalus, el grupo paramilitar más atroz de África. Herederos del odio medieval de almorávides y almohades, juzga el corresponsal en Rabat; de quienes desterraron al poeta al-Mutamid. Sucesivos imperios magrebíes formados por moros muy estrictos —a cada cual peor— que le tenían pillado el truco a cruzar el Estrecho y conquistar la península ibérica en dos patadas.

La presentadora de los informativos recapitula el batiburrillo de pretensiones morunas: reclaman el fin de la ocupación ilegal de Marruecos y la celebración del referéndum por la autodeterminación del pueblo saharaui. De lo contrario, se verán obligados a seguir actuando contra los territorios del Tajo para abajo, hasta Mauritania. Poca broma».

EL mORO

Siglo XI, tiempo de héroes legendarios. Reina en Sevilla al-Mutamid, el Rey Poeta, a cuyas manos llega el Libro del silencio de los delatores, un manuscrito que puede cambiar el curso de la Reconquista.

Asediado desde el Norte por las huestes de Alfonso VI —con el Cid Campeador a la cabeza y desde el Sur por el Imperio almorávide del emir Yusuf bin Tasufín, el Rey Poeta tendrá que defender su legado frente a los fundamentalistas que pretenden someter a la península ibérica. Unos y otros, dispuestos a aplastar la rica cultura andalusí, no se frenarán hasta dar con tan enigmático libro. ¿Conseguirá mantener a salvo su secreto? 

Moros y cristianos, ¿cuán diferentes eran? Maltrato a la mujer, religión, poder… Un viaje por la España medieval para descubrir nuestras raíces y reflexionar sobre las claves que explican el presente.

«Sorteaban mendigos piojosos a su paso, saltando entre excrementos de asno o charcos de aguas fecales. Siete Corazas de Plata de la Guardia Real escoltaban al sultán en su paseo matutino por las estrechas callejuelas de la medina, a la sombra de las esteras desplegadas sobre los muretes de los últimos pisos. Caminar por aquel intrincado laberinto no sólo garantizaba cubrirse de mugre los bajos de las túnicas: en una sola mañana, uno recababa un sinfín de anécdotas que relatar durante la siguiente velada. 

Al-Mutamid caminaba sin detenerse, seguido por dos porteadores con sendos canastos, atentos a cualquier posible capricho de su rey. La turba le agobiaba, por más satisfecha que ésta estuviera con su recién desposado rey. ¡Como para no estarlo! Eran días de prosperidad, alabado sea Al·lah, El Pródigo. Ni León, ni Garnata, ni Batalyus: nadie les atacaba. Isbiliya era una taifa rica, por lo que salía a cuenta pagar por la paz. Si vis pacem, decían los latinajos norteños, para aurum».

«Casi ochenta veranos le alumbraban ya —cinco arriba, cinco abajo; nadie recordaba cuándo nació— y, a pesar de ello, gozaba de una salud admirada por todos sus generales. Frugal en el comer y beber, la frescura de su longevidad era legendaria. Sólo se nutría de dátiles, leche de cabra o dromedaria y pan plano de centeno; suficiente para mantener una complexión recia y los cuatro humores corporales equilibrados. Seco, tan parco en palabras como austero en el dispendio. No vestía sino paño de espesa lana de oveja, todo de negro.

Yusuf era más que un hombre: era el Emir de los Muslimes, en cuyo ascetismo se hallaba la cuna de la eternidad. A ojos de sus almorávides, un derviche, un místico errante. Apenas hablaba la lengua de los árabes, al igual que los guerreros islámicos primitivos, de ahí que se apoyara con frecuencia en su trujamán, el Escorpión».

¿Por cuál empezarás?

¡TÚ DECIDES!

los lectores han dicho...

Adictiva
5/5
"Lectura altamente adictiva por lo que no puedo hacer otra cosa que recomendarla. Novela muy bien documentada que engancha de principio a fin y en la que los personajes están muy bien construidos. El final... TREPIDANTE pero juzgadlo vosotros mismos".
Cristina
Innovadora y atrevida
5/5
"Descubrí este libro por un amigo y debo decir que tiene varios toques innovadores y atrevidos. El libro forma parte de un conjunto de 2 libros ( "El Oro" y "El Moro"). "El Oro" en concreto me pareció algo tipo Matilde Asensi o Perez Reverte".
Nikola

Abel Arnaiz es un escritor español de ficción histórica y thriller. Sus novelas destacan por su prosa cuidada y una minuciosa documentación histórica.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies