por-miedo-a-un-delator-blanca

Blanca Alcántara

La protagonista de Por miedo a un delator: EL ORO, Blanca Alcántara, tendrá que huir de todo un yihadista, pero su quebradero de cabeza le vendrá por el corazón:

«Los atardeceres cárdenos del oriente madrileño empapan a Blanca de un frío desamparo. De camino a casa se cruza con individuos en grupo, en pareja, con sus padres o sus hijos. Y los que deambulan solos, pegados al móvil. La deshumanizada jungla urbana se ríe de ella en su cara. Madrid le es tan egoísta como ella con su entorno; cuando dan, las dos desbordan, y cuando aíslan, chupan la energía de la gente.

Lo notó al cumplir los treinta: la fuente de vitalidad al levantarse por las mañanas ya no surgía de su interior. Necesitaba un catalizador externo. Y con Octavio en su vida, todo se le estremeció. Se dejó llevar por una relación que no era, como tal, relación. Aventurillas de tebeo, cenas caras, sexo de más de diez minutos, regalos inesperados… todo en aras de un presumible futuro juntos, sí. ¡Cómo no iba a subirse al carro!»

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies